[Total:1    Promedio:5/5]

Seguramente entraste a este post porque tienes un proyecto y no sabes si llegó el momento de dejarlo ir y empezar una cosa nueva, o tal vez sólo te llamó la atención el extraño título: “¿Debo continuar con mi proyecto?”

Me decidí a escribir este artículo principalmente porque hace unos meses tenía ese dilema y me gustaría compartir toda mi experiencia con ustedes .

Antes de empezar quiero decirte que aunque el título parezca un poco derrotista, te prometo que mi artículo es totalmente positivo, es más, prácticamente podría parecer una edición especial del programa “únete a los optimistas”.

Ahora sí… Todos a Bordo!

¿Debo continuar con mi proyecto?

Cuando inicias algún tipo de proyecto a largo plazo, recorres una travesía que en ocasiones te llena de alegrías pero también tiene momentos obscuros en donde te preguntarás ¿Debo continuar? ¿Vale la pena?

debocontinuarconmiproyecto

Como te comenté al principio, yo estuve en ese dilema hace algunos meses y concluí que hay algunos puntos clave para definir el mejor camino posible.

A continuación te presento 5 pasos que seguí para superar mis dudas:

Análisis

Lo primero que hice cuando estuve en esta situación fue analizar absolutamente todo lo que sentía, aquellas areas de oportunidad, inseguridades, temores, etc. Básicamente pensé en todo lo que me hacía pensar que podía ser buena idea detenerme, pero también considere todos los motivos que me habían hecho seguir en pie.

Te recomiendo que el análisis lo hagas en la mente y después lo escribas, recuerda que las cosas por escrito tienden a ser más claras.

Análisis Histórico

Piensa en todo lo que has hecho para cumplir ese proyecto, es importante empezar a recordar las razones por las cuales iniciaste, ya que en ocasiones cuando un proyecto avanza nos dejamos guiar por el camino y olvidamos el sentido de hacer las cosas, sin embargo, puedes pensar en todo lo que se te ocurra, si no tienes idea te recomiendo que te enfoques en los siguientes puntos:

  • ¿Por qué empecé el proyecto?
  • ¿Cuánto tiempo le he invertido?
  • ¿Qué he logrado?
  • ¿Qué errores he cometido?
  • ¿Qué aciertos he conseguido?
  • ¿Cómo he avanzado?
  • ¿Qué he pensado que debo resolver pero aún no soy capaz de hacerlo?
  • ¿He tenido otros momentos complicados? /¿Qué pasó en esos momentos?

 

Análisis con el Corazón

El análisis con el corazón es el más fácil y difícil a la vez, es aquí cuando debes dejar a un lado la razón y preguntarte:

¿Realmente me gusta? ¿Me apasiona mi proyecto?

¿Me apasiona?

Déjame decirte que un proyecto que te gusta, un proyecto que te apasiona y te motiva a seguir , generalmente es un proyecto viable… Estoy seguro que has leído miles de veces frases cómo: “vive de tu pasión” “Trabaja en algo que te apasiona y todos los días serán Sábado”

Si en algún momento has hecho algo que te apasione sabes que estas frases son reales y que uno de los puntos más importantes para ser bueno en algo es: Tener pasión por ese algo, que te guste lo suficiente como para invertir tiempo sin esfuerzo.

Balance

Al final, después de pensar en todos los aspectos positivos y negativos, pensando en todo el camino recorrido,  debes hacerte la siguiente pregunta:

balanza

¿Qué pesa más?

Una vez que eres capaz de identificar el valor que tienen los aspectos positivos y negativos, estarás casi listo para decidir… Por lo menos tendrás en claro los puntos buenos y malos y con ello pasamos al siguiente paso.

 

Lo malo pesa más

Si todo lo malo pesa más, no te desanimes aún, ni tomes una decisión precipitada, te recomiendo que pienses nuevamente y analices si las cosas tienen solución.

Déjame te platico algo:

Cuando iniciamos un proyecto tenemos un nivel de conocimientos determinado sobre el tema del proyecto, sin embargo, con el paso del tiempo nos vamos volviendo más expertos, pero a veces no somos capaces de reparar errores del pasado y los arrastramos al futuro, entonces es ahí cuando nos enfrentamos a un proyecto poco prometedor.

Si te sientes identificado con este caso, sólo organízate mejor y plantéate la opción de empezar de cero, reestructurar completamente tu proyecto, la mayor parte de las veces, queremos abandonar sólo por falta de estructura.

 

Lo bueno pesa más

Si todo lo bueno pesa más… No hay mucho que decirte, sólo enfócate en detectar con precisión y arreglar esos detalles que te hicieron dudar.

Es común que un proyecto a largo plazo tenga errores que descuidamos, pero nunca es tarde para solucionarlos y resolver cualquier tipo de problema. Recuerda que si es necesario debes reestructurar tu proyecto y continuar adelante.

¿Qué hago si quiero continuar?

Si quieres continuar en tu proyecto es muy simple, sólo debes pensar si es necesario empezar nuevamente con más orden y estructura o  si es posible reparar todos los errores que cometiste.

En este punto mi consejo es muy limitado, ya que cada caso en particular tiene circunstancias diferentes, pero desde mi punto de vista cuando algo tiene reparación y la reparación puede dejar las cosas perfectas, entonces basta con iniciar reparaciones.

debo continuar con mi proyecto

“Si tienes una pared con más huecos que pared, tal vez sea mejor opción tirarla y construir una nueva”

Con esto quiero decirte que si tu proyecto tiene un gran número de errores y prácticamente harías enmendaduras improvisadas para salvarlo, es mejor que te quedes con lo positivo e inicies la estructura nuevamente.

Mi Experiencia

Ahora sí, llegó el momento de contarte lo que me sucedió:

Hace algunos meses me di cuenta de que uno de mis proyectos, no estaba del todo bien, tenía miles de errores que había arrastrado a través del tiempo, te preguntarás:

¿Pero de que proyecto me habla?

El proyecto que me hizo dudar es precisamente en el que estás leyendo… Si, mi blog! Tengo mi blog desde hace algunos años, ha sido mi centro de experimentos en wordpress, en el me atrevía a probar todo lo que jamás me iba a atrever con algún cliente, al final siempre debe haber un conejillo de indias.

A pesar de que mi blog nunca me ha decepcionado, si debo decir que la falta de conocimientos al inicio me llevo a cometer una serie de errores que arrastre a través de los años… Pequeños errores que no me dejaban avanzar sintiéndome cómodo.

En mi caso nunca pensé la opción de abandonar, pero si consideré la opción de arreglar mi proyecto o empezar prácticamente de ceros.

Realmente mi blog antiguo era un completo desastre, empezando por el dominio que me hacía perder una gran cantidad de visitas al día…

 

Entonces después de mucho meditarlo, decidí que podía tomar todo lo positivo y rescatar algunas partes, pero iniciar un proyecto de cero.

Ahora tal vez te preguntarás:

¿Te pareció fácil decidirlo?

No, fue una de las decisiones más difíciles que he tomado, sentí que prácticamente era tirar por la borda mi trabajo de varios años, sin embargo, no fue así.  El volver a pensar las cosas con más experiencia y más conocimientos me dio una perspectiva distinta, recordé cuales eran mis objetivos con este proyecto y decidí enfocarme a ello.

Me gustaría cerrar este artículo diciéndote que no tengas miedo a estructurar de nuevo las cosas, en ocasiones todos los miedos e inseguridades pueden opacar tus pasiones, pero nunca es buena idea abandonar una pasión, cuando las cosas van mal sólo debes pensar la mejor manera de resolverlas y… Si es necesario atreverte a empezar de cero.

¿Tienes alguna duda? o ¿Te gustaría compartir tu historia?

Utiliza la sección de comentarios para escribir y con gusto te responderé!